septiembre 27, 2022 2 lectura mínima

Hay pocas cosas que mejoren más el aspecto, habitabilidad y confortabilidad de una casa que las plantas. No solo nos acercan un poco más la naturaleza sino que depuran el aire, nos proporcionan oxígeno y hasta nos aportan calma y tranquilidad. Pero si en tu familia hay miembros peludos, hay que elegirlas con atención puesto que algunas de las plantas de interior más habituales pueden ser tóxicas para ellos.

Qué esto verde

Perros y gatos son por naturaleza curiosos y es bastante probable que de vez en cuando hagan alguna inspección a las plantas que tienen alrededor, oliéndolas o incluso mordisqueándolas. Por este motivo, hay que tener cuidado con el tipo de plantas que tienen a su alcance, observando con mucha atención el comportamiento de nuestro animal hacia ellas e incluso quitando de su entorno las que puedan ser más peligrosas o les generen mayor interés.

Sospechosas habituales

1. Poto. Esta es una de las plantas de interior más comunes en nuestros hogares, gracias a su facilidad de cuidado, pero contiene cristales de oxalato de calcio, que pueden ocasionar irritaciones en la boca de tus animales, produciendo hinchazón, picores e incluso dificultad para respirar.

2. Hiedra. Esta es también una planta común por su belleza y facilidad para propagarse, pero contienen ciertas toxinas, como saponinas y compuestos de poliacetileno, que tras la ingestión pueden provocar vómitos, diarrea y dolor abdominal.

3. Aloe Vera. A pesar de sus indiscutibles beneficios para los humanos, su contenido en saponinas y antraquinonas puede ocasionar vómitos y diarrea en tus animales si ingieren alguna parte de la planta.

4. Filodendro. Este es un género que cubre varias especies comunes entre nuestras plantas de interior, incluida la tan de moda monstera. Como el poto, sus cristales de oxalato de calcio pueden provocar irritación e hinchazón en la boca, incluso dificultad para respirar, en perros y gatos.

5. Zamioculca. Esta es una planta habitual en interiores por su escasa necesidad de luz, sin embargo los cristales de oxalato que contienen, como en el caso del filodendro y el poto, son tóxicos para perros y gatos.

6. Drácena. En el caso de esta planta, las culpables son unas sustancias llamadas saponinas, que causan vómitos y diarrea tras la ingestión en nuestros compañeros peludos.

7. Espatifilo. Otra planta que podemos encontrar en muchos hogares y que, junto con varias otras nombradas más arriba, contienen cristales de oxalato. Si se ingiere provoca hinchazón e irritación en la boca, pudiendo llegar a ocasionar dificultad al respirar en nuestros animales.

8. Ficus robusta. Posiblemente esta sea la planta menos común de toda la lista, pero hemos querido incluirla porque contiene varias sustancias que pueden ser venenosas para perros y gatos.

No te alarmes si tienes perro o gato y descubres que alguna de tus plantas está incluida en esta lista, su toxicidad depende de la cantidad que el animal ingiera, si es que llega a comérsela, y del tamaño de este. Observa con atención cuál es su actitud con respecto a la planta y ponla fuera de su alcance si ves que tiene intención de mordisquearla o simplemente si quieres quedarte tranquila.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.